Entrena con un amigo y duplica los resultados

Entrena con un amigo
Entrena con un amigo

Una de las principales características de los humanos es que somos seres sociales. Nos guste más o menos, necesitamos de las relaciones interpersonales – llámalo amigo, familia, pareja, compañeros de trabajo o estudios…- para sentirnos bien y desarrollar correctamente nuestro sistema cognitivo.
 

Siempre se dijo que “quien tiene un amigo tiene un tesoro.”

 

En los gimnasios la historia no cambia y, aunque si bien es cierto que hay gente que entra en el club, se pone su música favorita, entrena su rutina y se va, hay quien ve en nuestros gimnasios una oportunidad de encontrar amigos, relacionarse con gente con la que compartir un rato, charlar y divertirse. A nuestros entrenadores y club manager les encanta conoceros, uno por uno. No es que sean cotillas, es que son felices en su trabajo y aman a la gente que toma la valiente decisión de apostar por un estilo de vida saludable. Contáis con toda su admiración y reconocimiento.
 

Entrenar en compañía tiene muchas ventajas. A continuación os exponemos tan solo algunas de ellas.
 

1. El entrenamiento intimida menos.
 

A veces cuando llegamos de nuevas a un gimnasio y no conocemos a nadie, nos dan ganas de darnos la vuelta e irnos porque nos sentimos solos e intimidados. Y sabes que tienes a nuestros entrenadores a tu lado, pero tampoco les conoces. Es ahí cuando la figura de tu amigo, familiar o pareja puede marcar la diferencia haciendo que te sientas más seguro.
 

¡La unión hace la fuerza!

 

Con el tiempo, un compañero de entrenamiento también te puede motivar a probar una nueva clase, entrenamiento o máquina. Cuando encuentres al compañero de entrenamiento ideal, te sentirás más preparado para aceptar nuevos retos o esforzarte un poco más. ¡Ya verás!
 

2. Motivación y compromiso.
 

Independientemente de cuánto te guste hacer ejercicio, antes o después llegará un día en el que no te apetezca ni siquiera agacharte para atarte los zapatos. ¡A todos nos pasa! Ese día tu compañero de entrenamiento será decisivo para darte ese extra de motivación que necesitas para llegar hasta el gimnasio y completar tu entrenamiento. Y ese día en el que has sido capaz de vencer la pereza, será uno de tus mejores días de entrenamiento.
 

Un estudio del Departamento de Kinesiología de la Universidad de Indiana analizó durante un año el comportamiento de parejas casadas que se unieron a clubes de fitness juntos. Descubrieron que las parejas que entrenaban por separado, en diferentes horarios, días, etc. faltaban al gimnasio un 43%, mientras que los que acudían a entrenar juntos, independientemente de si hacían el mismo tipo de ejercicio o no, sólo faltaban el 6,3% de los días. ¿Qué te parece?
 

El compromiso también juega un rol importante. Si has quedado para correr con un amigo a las 6 am, será menos probable que te des la vuelta cuando suena el despertador y sigas durmiendo porque sabes que tu amigo te está esperando. ¡Y engancha! Porque cuando adquieres la rutina de ir cada día a entrenar y empiezas a ver los resultados, no querrás faltar ningún día porque sentirás que algo te falta. 

Hablando de hacer planes… Uno de los secretos del éxito para ayudarnos a integrar el ejercicio en nuestra vida es programar nuestros entrenamientos. Y no hay mejor manera de organizar tu calendario de actividad física que coordinar tu agenda con la de tu compañero de entrenamiento.
 

3. ¡Trabajo hecho!
 

Una de las excusas más habituales que nos ponemos para no ir a entrenar es la falta de tiempo. Otra ventaja de entrenar con amigos, colegas o miembros de la familia es que tienes más tiempo para compartir con ellos, cada día durante tu entrenamiento.
 
Hablar entre series o durante los calentamientos, cuando vas a beber agua o en los intervalos de descanso no sólo hará que vuestro entrenamiento se pase más rápido, sino que además será tiempo que habréis ganado para disfrutar juntos.
 
4. Perspectiva y desafío
 
Tener un compañero de entrenamiento a largo plazo te ayudará a recordar hasta dónde has llegado. Celebrar vuestras pequeñas victorias es motivador y es mucho más divertido cuando los dos habéis disfrutado y triunfado juntos. ¿Quién será el primero que diga?: “¿Te acuerdas? ¡Míranos ahora!”
 
Estás naturalmente predispuesto a esforzarte un poco más cuando otras personas están alrededor. Tener “público” puede motivarte a entrenar con mayor intensidad, dedicando más tiempo y esfuerzo, lo que se traduce en más tonificación y menos calorías en el medio y largo plazo.
 
Es importante que te tomes el tiempo necesario para encontrar el compañero ideal. El mejor candidato no tiene que ser nuestro amigo del alma, sino aquel que complemente nuestro estilo de entrenamiento y haga que estemos deseando llegar al gimnasio. Recuerda que con tu alta recibiste varias invitaciones para regalarle a quien tú quieras. Prueba con personas diferentes antes de elegir al compañero perfecto, que será una mezcla a partes iguales de apoyo, responsabilidad, motivación y competencia sana.

Escrito por
Más entradas de Anytime Fitness

Pedir ayuda es de sabios

La confianza en uno mismo y la positividad son dos características buenas...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *