Vence al calor antes de que él te venza

Vence al calor
Vence al calor

Para comenzar una pregunta acerca del calor:
 
¿Qué mes crees que es el más caluroso del año en España?
 
Pues depende de la ciudad en la que vivas, me dirás que julio o me dirás que agosto. Te daré una pista: si eres de los que vive en el centro y pasa el mes de agosto en la playa… es mejor que sigas leyendo. Porque de media, el mes de julio es el más caluroso del año en el interior y el mes de agosto el más caluroso en las zonas costeras.
 
Si eres de los que siempre reza porque llegue el frío, mejor cambia tus vacaciones… ¡o viaja fuera!; recuerda que ya son más de 4.000 clubes en más de 30 países donde puedes entrenar con tu llave Anytime Fitness sin ningún tipo de coste adicional.
 
Dicho esto, ha llegado el momento de que aprendas a vencer el calor antes de que él se apodere de tu vida.
Comencemos por diferenciar sus peligros.

 

Golpe de calor vs. Agotamiento por calor

 
El término “golpe de calor” a menudo se utiliza de manera imprecisa puesto que, en realidad, un golpe de calor es una afección muy grave que puede causar daño cerebral y de algunos otros órganos.
 
Como queremos evitar esta condición a toda costa, te enseñamos a prevenir, reconocer y tratar el agotamiento por calor, el precursor del golpe de calor.
 
Según los doctores, el agotamiento por calor es “una condición caracterizada por debilidad, náuseas, mareos y sudoración profusa que resulta del esfuerzo físico en un ambiente caluroso.”
 
Esencialmente, ocurre cuando hemos estado expuestos a altas temperaturas (y, a menudo, ejercicio prolongado) y nuestro cuerpo es incapaz de regular la temperatura, es decir, de enfriarlo. La sudoración intensa y un pulso débil y rápido pueden ser las primeras señales de que tienes un problema que se puede convertir en algo muy serio.
 

Tipos de agotamiento por calor y sus síntomas:

 
La deshidratación es el principal culpable del agotamiento por calor, pero hay muchos otros factores que pueden presentarse rápidamente o con el tiempo.
 

  • Falta de agua: debilidad, dolor de cabeza, sed excesiva y pérdida del conocimiento (desmayo) en casos graves.
  • Falta de sodio: náuseas y vómitos, calambres musculares y mareos

 

El remedio: agua helada

 
Parece tan obvio como lo es: ¡bebe agua! Mucha. Un aporte extra de líquidos es esencial para combatir el agotamiento por calor, especialmente si estás haciendo deporte al aire libre. Usa protector solar con un SPF de 30 o más, y ropa liviana y suelta para sentirse más cómodo.
 
Por último, evita las bebidas alcohólicas o las que contienen cafeína, ya que pueden deshidratar tu cuerpo aún más.
Ten también en cuenta que hay otros factores, como la edad, los medicamentos y el peso que también entran en juego y hacen unas personas sufran más que otras con el calor.

 

Ten en cuenta el índice de calor

 
La temperatura del aire es, sin duda, una referencia útil pero has de prestar atención al índice de calor que se reportan en los informes meteorológicos. Son valores que, a la temperatura del aire, le añaden otros factores como el grado de humedad y la sensación térmica cuando se combinan.
 
Un índice de humedad del 60% o más dificulta la evaporación del sudor, lo que dificulta la refrigeración de tu cuerpo.

 

Tratamiento del agotamiento por calor

 
Algo ha salido mal, pensamos que habíamos bebido suficiente agua y no es así o nuestro entrenamiento se ha prolongado más de la cuenta… Tienes los primeros síntomas de un agotamiento por calor o ves a alguien que comienza a mostrar estos síntomas. ¿Qué tienes que hacer?
 
Lo primero: ¡Entra en cualquier lugar, a ser posible con aire acondicionado. Y si estás en un lugar aislado, en el medio de una montaña o la playa, encuentra el lugar más fresco. Una vez allí:

 

  • Deja de moverte y descansa.
  • Bebe toda el agua fresca que puedas o si tienes acceso, una bebida isotónica.
  • Quítate la ropa ajustada o las capas innecesarias.
  • Aplica medidas de enfriamiento como ventiladores o bolsas de hielo, si puedes.
  • Date una ducha o un baño fresco, si es posible.
  • Si has intentado todo lo anterior y no te sientes mejor en una hora, llama al 112 o busca el centro médico más cercano.
  • En cualquier caso, busca ayuda médica si tu temperatura corporal alcanza los 40ºC

 

Como ves, entrenar al aire libre en verano tiene muchas ventajas pero también hemos de tomar las precauciones necesarias para evitar daños innecesarios. No entrenes nunca en las horas punta de sol y no excedas nunca tus límites al aire libre.
 

Mantente en la zona segura 🙂

 
Recuerda que los 365 días del año, a cualquier hora, tienes tu club Anytime Fitness abierto. Fresquito en verano y calentito en invierno, para crear el entorno perfecto para favorecer tu entrenamiento y asegurar tu perfecto estado de salud.
 
Si tienes dudas de los ejercicios que puedes ejecutar al aire libre o las mejores horas del día para entrenar, consulta a tu entrenador. Estará, como siempre, encantado de ayudarte.
 

 

¡Feliz verano!

Escrito por
Más entradas de Anytime Fitness

Un verano inspirador

Te pasas todo el verano esperando que llegue y cuando llega, si...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *