Caminar es de sabios

Caminar es de sabios
Caminar es de sabios

Caminar es una de las mejores formas de hacer ejercicio, al alcance de cualquiera y accesible en cualquier momento, pero a menudo se deja de lado por otras actividades que están más de moda, como salir a trotar o correr.

 

Cuando caminas, aunque no lo parezca, usas todo tu cuerpo. Puedes hacerlo siempre que quieras y cuanto quieras: no requieres equipación especial o adicional, puedes cambiar fácilmente de entorno puesto que casi cualquier lugar es bueno –independientemente del nivel, si te gusta la ciudad o el campo…-, no hay curva de aprendizaje –bueno… si tienes menos de un año de vida sí, claro…-, e impacta poco de forma negativa en tus articulaciones y sin embargo impacta de forma muy positiva sobre tus huesos.

 

Dicho todo esto, ¿a qué esperas para salir a caminar?

 

Muchas personas creen incorrectamente que, como caminar es una actividad de bajo impacto y fácil de hacer, sus resultados no pueden ser tan beneficiosos. Aunque la realidad es los beneficios de caminar rival que de cualquier otra forma de ejercicio.
 
¿Conoces realmente todos los beneficios de salir a caminar?

 

  • Reduce la presión sanguínea
  • Disminuye el riesgo de accidentes cerebrovasculares
  • Disminuye el riesgo de ataques cardíacos
  • Baja los niveles de colesterol
  • Aumenta la densidad ósea
  • Aumenta la sensación de bienestar

 
Caminar puede ser una herramienta de gran ayuda para el control del peso, así como un método eficaz y sencillo para mejorar tu condición física.
 

Al ser menos exigente físicamente que muchas otras actividades, necesitarás algunas recomendaciones para exprimir al máximo tus salidas a caminar.

 

  • Cambia el ritmo y la duración de tus paseos: existe una estrecha relación entre la rapidez y la distancia que caminas. Si vas más despacio, necesitarás ir más lejos. Sin embargo, si caminas más rápido, podrás reducir la distancia. Para mantener tu cuerpo alerta, ¡confúndelo! Alterna ritmos y distancias para que tu cuerpo no se acostumbre.
  •  

  • Reta un poco tus caminatas buscando rutas con diferentes inclinaciones: la inclinación es una excelente manera de aumentar su intensidad sin tener que caminar más rápido o más distancia. Sin mencionar, las colinas reclutarán tu parte inferior del cuerpo un poco diferente que el terreno llano, lo que mejorará los efectos de cuerpo completo.
  •  

  • Aumenta de peso: ¡Nooooooo, tú nooooooo! ¡No me uses de excusa para comer todos los helados, cañitas y tapitas que quieras este verano! Lo que te propongo es que agregues un poco de peso adicional a tu caminata, que es otra manera de retarte y desafiar tu esfuerzo un poquito más. Es posible que hayas visto gente caminar con pesas de mano o tobillos en tu vecindario, incluso existen chalecos con peso, que reparten de forma uniforme el peso en todo tu cuerpo. Pero como hemos dicho al principio que no hace falta equipación adicional, ¿qué te parece si, aprovechando que es verano y necesitas hidratarte de forma constante, preparas una mochila con agua y alguna otra cosa que pueda añadir peso? Es muy importante que elijas una mochila y cosas para colocar dentro que te permitan repartir el peso de forma correcta y segura para tu espalda.
  •  

  • ¡Usa tu imaginación! Seguro que cuando empieces a caminar se te ocurren un montón de ejercicios que puedes hacer mientras caminas. ¿Qué tal incluir algunos pasos de gigante bajando tu centro de gravedad todo lo que puedas o levantar los brazos? ¿Hay algún parque en tu ruta cuyos bancos puedas usar? Para y haz una serie de flexiones de pectoral o tríceps. ¿Escaleras? Súbelas y bájalas unas cuantas veces antes de continuar. ¿Una zona infantil de juegos? Salta los columpios, cuélgate de una barra o inventa ejercicios con todo lo que encuentres a tu alrededor.

 

Espero que todas estas ideas te inspiren, decidas ponerte ahora mismo las zapatillas y salir a la calle a caminar.
 

¡Por cierto! Estamos en pleno verano y las horas de sol fuerte son las peores para salir a la calle a hacer ejercicio. Recuerda que en nuestros clubes tenemos un montón de cintas y otras máquinas de cardio en las que puedes entrenar fresquito y con toda seguridad, a cualquier hora del día.
 

Otro consejo más: si además de incorporar poco a poco todos estos retos en tu caminata consigues que te acompañe la vecina, tus amigos o alguien de tu familia, el beneficio será mayor. ¡Mejora tus redes sociales y aprovecha tu tiempo de entrenamiento para socializar!
 

¡Venga, átate las zapatillas y sal a caminar!

Escrito por
Más entradas de Anytime Fitness

¡Hola corazón! ¿Qué tal andas?

Guía práctica de actividades saludables para el corazón a cualquier edad. Después...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *