Celebrar es obligatorio

Celebrar es obligatorio
Celebrar es obligatorio

“Llevar una vida saludable ” puede significar cosas diferentes para cada persona. Quizá te gustaría perder peso. Quizá estar más fuerte, tonificar tus músculos, aumentar la flexibilidad, mejorar el equilibrio, incrementar tu resistencia y / o disminuir poder olvidarte de todas esas pastillas que te ha puesto el médico. Lo único que todos compartimos en común es lo bien que nos sentimos cuando avanzamos en la consecución de nuestros objetivos. Luego pase lo que pase… ¡hay que celebrar!

 

Fijarse pequeñas metas y celebrar las “pequeñas victorias” es una gran forma de hacer el viaje hacia el éxito más llevadero, motivador y divertido.

 

Si quieres perder peso, ponte pequeñas metas. No te asustes si empiezas a entrenar y ganas peso. ¡Son kilos de calidad! Porque el músculo pesa más que la grasa.

 

Carmen, una de nuestras socias habla así de su experiencia: “Había un montón de ejercicios que no podía hacer al principio, incluyendo footing, sentadillas, y ni por asomo las dominadas. Con paciencia, tesón y compromiso, ahora, puedo trotar en la cinta más de una hora, hago diferentes tipos de sentadilla para entrenar piernas, glúteos y caderas, y puedo hacer dominadas con una pequeña ayuda de algún compañero o de mi entrenador personal. Celebrar estas pequeñas victorias con mi entrenador, es doblemente gratificante, puesto que él ha estado presente en todo el proceso.”

 

Álex, el entrenador personal de Luis, decidió modificar algunos ejercicios para poder aumentar la elasticidad de su espalda, a pesar de su lesión. Adaptaron algunos de los ejercicios de suelo,  algunos con peso libre y otros de entrenamiento funcional. Por primera vez en años, Luis fue capaz de agacharse para atarse los cordones de los zapatos por sí mismo. Era su objetivo y para él una meta a celebrar.

 

Es posible celebrar de forma sencilla pero muy gratificante

 

Sea cual sea tu objetivo, el secreto está en fijarse pequeñas metas, sencillas, medibles y alcanzables. Puedes ponerte diferentes metas a corto, medio y largo plazo y en cuanto las consigas, ¡a celebrar!

 

Si quieres perder peso, será mejor que al principio te centres en el volumen y no en los kilos. Perder peso no es solo una cuestión de lo que diga la báscula.

 

Si quieres ganar elasticidad, “haz pequeñas muescas mentales” para ir viendo tus progresos sin tener que medir los centímetros de elasticidad que vas ganando: “tengo que ser capaz de flexionarme y llegar hasta las rodillas… hasta los tobillos… alcanzar los pulgares… etc.” Así podrás celebrar cada una de ellas.

 

Cada centímetro cuenta, cada kilo cuenta. Ponte la meta de “bajar de los… kilos” o “flexionarme hasta tocar…” en un plazo que sea razonable. Pide consejo y déjate asesorar por nuestros entrenadores y club managers. Apunta tus progresos y compártelos con nosotros.

 

Recuerda que somos cómplices de tu cambio de vida y nos encanta celebrar vuestros logros, que son los nuestros.

 

También lo puedes celebrar haciéndote pequeños regalos: si has perdido peso, pronto necesitarás algo de ropa nueva. La lectura es una buena forma de cuidarse, ¿qué tal si echas un vistazo a las estanterías de salud y bienestar o de recetas saludables? También puedes permitirte a esa comida que tanto te gusta, pero ¡ojo! con los alimentos etiquetados como saludables, porque a veces nos engañan

 

¿Qué más le gustaría hacer a tu nuevo tú?: ¿comprar unas flores?, ¿quedar con tu mejor amigo/a para celebrar tus progresos?, ¿darte un capricho de fin de semana?, ¿ir al parque de atracciones con tus hijos? Tu nuevo yo se sentirá mucho más activo y con ganas de hacer cosas. ¡Anímate! Ríete tanto como puedas y enfoca tu esfuerzo en alcanzar tu siguiente meta.

 

Cuanto mayor sea tu disfrute a la hora de celebrar, más te motivará para empujarte a seguir consiguiendo tus objetivos, porque desearás seguir celebrando.

 

Una mejor salud tiene sus propias recompensas:

 

Quizá lo mejor de alcanzar objetivos es que los resultados van más allá de tu mejora física. Todos nuestros socios aseguran que su calidad de vida ha mejorado desde que comenzaron a hacer ejercicio regularmente y a llevar una dieta más saludable.

 

“Estoy durmiendo mejor y me siento muy bien conmigo mismo cuando termino mi entrenamiento. Ya no me da pereza ir a entrenar; al contrario, estoy deseando cada día que llegue la hora de ir al gimnasio ¡incluso los fines de semana!”- dice Fernando. “El deporte ha cambiado mi vida. Ahora puedo sentarme sin problemas en las sillas de cualquier restaurante, ir a la playa o la piscina con mis amigos, sentarme en las butacas del cine y conducir mi coche sin que mi barriga pegue contra el volante. Puedo caminar delante de una pastelería sin entrar y atracarme de dulces, ya no siento que la gente me mira mal o que me va a dar un infarto simplemente por subir las escaleras de casa. Sé que para muchos parecerán pequeñas cosas, pero para mí son nuevas sensaciones que nunca olvidaré y para mi cada una de ellas es una verdadera causa de agradecimiento y celebración.”

Escrito por
Más entradas de Anytime Fitness

Entrena con un amigo y duplica los resultados

Una de las principales características de los humanos es que somos seres...
Leer más

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *