Comidas a tiempo y destiempo

Comidas a tiempo o destiempo
Comidas a tiempo o destiempo

En estas fechas de grandes comilonas, atracones, excesos y ruptura de horarios, dedicamos un post para ayudarte a conocer la importancia de los horarios de tus comidas.

 

Si eres de los que hace “propósito de enmienda” cada 1 de enero, quizá este sea uno de los “asuntos” a tener en cuenta.

 

Muchas de las personas no saben cuántas horas deben dejar pasar entre las principales comidas del día.

 

Tengo algunos amigos que son como los hámster: se pasan todo el día comiendo a dos carrillos. Un poco de fruta, unos frutos secos, unas patatas fritas, unas aceitunas, una rebanada de pan… Así durante todo el tiempo que permanecen despiertos.

 

Sin embargo también tengo el lado opuesto: generalmente mis amigas – y algunos frikis del porcentaje de grasa corporal- tienen la certeza de que si hacen tres comidas al día y en dos de ellas – suele ser desayuno y cena- se quedan con lo mínimo, están haciendo lo más sano.

 

Y es que la hora a la que realizamos cada comida influye directamente en la ganancia o pérdida de peso y músculo.

 

Por ello es muy importante seleccionar el momento adecuado para darle a tu cuerpo el tiempo necesario para quemar calorías y el tiempo necesario para almacenar energía que pueda usar en el momento que necesites.

 

Un grupo de científicos de EE.UU. creen que la clave para conseguir tus objetivos está en fijar una franja horaria para llevar a cabo las principales comidas.

 

La recomendación más coherente es dejar un margen de tres horas, si lo que quieres es reducir grasa y mantener una dieta saludable, ya que pasado ese tiempo el cuerpo puede entrar en un estado de inanición y por consiguiente entrar en un estado catabólico.

 

Esto significa que el cuerpo interpreta que tiene que sobrevivir disminuyendo la masa muscular –literalmente se la come para conseguir la energía que necesita- y reduce la posible quema de grasas, pues el cuerpo entra en un estado de ahorro de energía de nivel “supervivencia”

 

Nuestro consejo para llevar un orden de las comidas es el siguiente:

 

  • Desayuna entre las 7 y las 7:30 – carga hidratos para comenzar tu día a tope.
  • A media mañana sobre las 10:00-10:30, puedes tomar algo ligero
  • Almuerza entre las 12:30 pm y las 13:30
  • Merienda alrededor de las 16:00 pm y 16:30
  • Procura realizar la última comida del día entre las 20:30 21:00

 

Quizá para las costumbres españolas se nos haga un poco raro este ritmo tan “adelantado” de comidas, pero si más o menos adaptas estos horarios a tu estilo de vida, tendrás más posibilidades de mejorar el rendimiento de tus comidas.

 

Si hablamos del contenido, sería muy conveniente tener también en cuenta estos simples consejos:

 

El desayuno y el almuerzo:

 

Deben ser las comidas más energéticas del día. Y aquí queremos destacar “desayuno potente” ya que mucha gente comienza el día sin desayunar o comiendo prácticamente nada.

 

Si eres de esos, cambia este hábito y muy pronto comenzarás a ver grandes resultados.

 

Especialmente si eres de los que se bajan de la cama y se ponen las zapatillas para ir a entrenar o salir a correr, es importante que le des “combustible” a tu cuerpo para poder rendir.

 

No hablamos de grasas o que tengas que comerte unas lentejas para desayunar. El secreto está en un buen balance en tus comidas.

 

Las primeras comidas del día deben ser energéticas, en la distribución que ya conoces si es que sigues nuestro blog y nuestras redes sociales:

 

57 % hidratos
25 % grasas saludables
15% proteínas
3% fibras

 

Estos porcentajes son medios, para una persona de edad media, con una actividad física media, y variarán dependiendo de tu estilo de vida, edad y propósito.

 

Meriendas y cenas:

 

Para todas aquellas personas que finalicen su jornada laboral tarde o realicen su entrenamiento tarde por cualquier motivo y por consiguiente la cena sea más tarde, hay que intentar dejar descansar al metabolismo al menos una hora antes de ir a dormir.

 

Ten en cuenta que el picoteo entre horas conduce al aumento de peso, aumento del colesterol y a adquirir hábitos alimenticios perjudiciales.

 

Intenta respetar los horarios de comidas que te hemos sugerido y cuida tu alimentación equilibrando los porcentajes de alimentos.

 

Verás como mucho antes de lo que esperas comienzas a ver resultados.

 

Si quieres conocer más sobre alimentación, conocer los mejores ejercicios para los objetivos que persigas y recibir consejos personalizados, pide ayuda a los entrenadores y club manager de nuestros clubes. Están a tu disposición para ayudarte a conseguir todo aquello que te propongas.

 

¡Feliz calidad de vida!

Escrito por
Más entradas de Anytime Fitness

Pon un entrenador personal en tu vida

Para comenzar, definamos el entrenamiento personal. Cuando me refiero a contratar un...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *