¿Por qué nos cuesta tanto ir al gimnasio? – Claves para adquirir hábitos: Constancia

La importancia de la constancia
Carlos Toni, Psicólogo y Socio de Anytime Fitness Madrid Lagasca, responde a la pregunta ¿Por qué me cuesta tanto ir al gimnasio? En este segundo vídeo, de una serie de 5, nos habla sobre la importancia de la constancia

Si en semanas anteriores defendíamos que para adquirir el hábito de ir al gimnasio debíamos empezar por hacerlo lo más fácilmente posible priorizando centros cercanos y planificando nuestras visitas como elemento especialmente importante, el tercero, que ya avanzamos, y que parece terriblemente obvio es la constancia.

Por supuesto seguimos con el efecto acumulativo. Ya hemos hablado de que empezar a ir al gimnasio cuesta un esfuerzo, al fin y al cabo, tienes que introducir una actividad nueva que puede afectar a tu organización del tiempo, y al ser una novedad, siempre resulta necesario un periodo de adaptación. Y no solo eso, a menudo, comenzar a ir al gimnasio, duele (solo nos acordamos de las agujetas cuando llegan). O, incluso sin llegar a esos extremos, lo que está claro es que ir al gimnasio, cansa.

¿Pero esto no era beneficioso para la salud? Efectivamente, de eso no hay duda, pero a corto plazo, poner en marcha la maquinaria, puede resultar más o menos costoso (en función de lo “cascada” que la llevemos al taller). Volvemos a repasar todas las recomendaciones que ya hemos visto. Lo primero de todo, póntelo fácil. No empieces con 5 sesiones de 2 horas a la semana con ejercicio de alta intensidad… El tercer día tendrás dificultades para ponerte los pantalones y para doblar el brazo para comer la sopa.

En este vídeo encontrarás algunas claves:

¡Mejor empieza fácil! Empieza con un par de entrenamientos suaves a la semana y ve aumentando la intensidad progresivamente, de modo que, tras unas semanas, el cuerpo te pida más. De este modo no sólo no sometes a tu cuerpo a un sufrimiento innecesario, sino que además, podrás ir viendo los efectos beneficiosos de mejora que servirán como el mejor de los refuerzos, y al ver que donde antes no podías ahora sí puedes (en mi caso personal recuerdo cuando pude subir del 15 al 16 en la elíptica, sin darme cuenta, cuando antes me resultaba imposible) sentirás eso tan deseado en las personas que vamos al gimnasio, ¡se nota! Ten en cuenta, que en los primeros compases de tus visitas al gimnasio, es muy posible que los efectos sean contrarios a los deseados. Si vamos al gimnasio para perder peso, es muy posible que al comienzo de nuestra aventura no notemos esa pérdida (o en el peor de los casos incluso ganemos algo) por eso es importante introducir aspectos que motiven la constancia (pequeños refuerzos). Correr en sesiones de 10 minutos a velocidad 8, y cada 3 sesiones aumentar un minuto la longitud, sirve para reforzar el trabajo cuando tu cuerpo aún no te da el feedback que esperas (que llegará, date unos meses). Y por último…

¡Ten en cuenta tus descansos!

Porque efectivamente, vas a estar mucho más cansado esa primera quincena, quizás no sería tan mala idea planificar una media hora más de sueño al día para recuperar… Y sobre todo, ¡no comiences a ir al gimnasio la semana en que tienes una auditoría en el trabajo o en la de la boda de tu hermana!

La constancia es  lo que hará que hablemos de hábito

Y el éxito de ser constante depende mucho del beneficio que se obtiene a cambio del esfuerzo que se está realizando. Es necesario por eso, cuando el feedback “físico” es más limitado, introducir elementos que refuercen nuestro progreso (pequeños incrementos de tiempo de cardio o de peso en musculación) hasta que pase ese intervalo de 4 a 6 meses, y ya veamos cómo avanzan nuestros objetivos principales.

Artículo escrito por: Carlos Toni – Psicólogo y socio de Anytime Fitness Madrid Lagasca
Entrevista: Cecibell Cáceres – Club Manager AF Lagasca
Teléfono: +34 636 07 83 06
e-mail: carlos.toni.r@gmail.com

Escrito por
Más entradas de Anytime Fitness

Grasa corporal, ¿para qué calcularla?

Ya hemos hablado en otras ocasiones de la importancia de fijarnos metas...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *