Dolor y ejercicio físico

Dolor y entrenamiento - por Iván Ramos
Dolor y entrenamiento - por Iván Ramos

Es común escuchar, dentro de nuestro entorno diario, que estamos realizando una rutina de ejercicios físicos dentro de la extensa gama de variedades que hoy en día se ofrecen, y es cuando se nos presenta una molestia, cuando nos surgen muchos interrogantes, como por ejemplo: ¿puedo continuar con mi rutina de ejercicio?, ¿debería dejar de hacer los que parecen perjudiciales?, ¿incluso dejar de entrenar hasta que el dolor disminuya o desaparezca?, ¿debería ir al médico? …

Existe un tipo de molestia propia del ejercicio, que ocurre en algunas situaciones habitualmente conocidas dentro del entorno del fitness, que generalmente desaparece de forma espontánea y que podríamos llamar fisiológica o natural.

Durante la práctica del ejercicio o posterior a la misma, se puede presentar otro tipo de dolor, que si no es atendido a tiempo de manera profesional y oportuna, puede llegar a interferir en nuestra rutina activa, o incluso tornarse crónico y hacernos perder todos los avances que hasta el momento habíamos logrado.

Entonces, ¿cuál debería ser nuestra conducta si se presenta un dolor durante o después de nuestro programa de ejercicios?

1. Tratar de reconocer o recordar si el dolor estuvo asociado a algún ejercicio, modificación del mismo o integración de alguno nuevo.
2. No auto-medicarse.
3. Consultarlo de inmediato con un profesional experto que valore el dolor y nos indique la conducta a seguir, para tratar de resolver la situación en el tiempo más breve posible, de manera que si tiene que suspender su rutina, sea por un tiempo corto.
4. No auto-medicarse.
5. Seguir las indicaciones que el profesional experto le indique. Realizar ejercicios con dolor, puede empeorar su condición.
6. Una vez que el dolor desaparezca, hay que supervisar la ejecución del ejercicio que pudiera estar asociado a la aparición del dolor, para modificarlo o sustituirlo por otro.
7. La utilización del frío en el área de dolor, debe ser sólo en una fase inicial y por un periodo de tiempo corto. Hoy en día existe evidencia científica que ha demostrado que el uso de frío por tiempo prolongado puede alterar el proceso de curación de los tejidos.
8. Igualmente, se ha demostrado que realizar ejercicios con dolor, entorpece la neurotransmisión del sistema nervioso central hacia los músculos estabilizadores, lo que coloca a la persona en mayor estado de vulnerabilidad y riesgo de lesionarse.
9. Como medida final, una vez que ya no tenga dolor, deberá revisar
su programa de ejercicios con un experto, de manera que los realice de forma fisiológica, coherente, respetando las secuencias de trabajo muscular y que, al mismo tiempo, se adapten a sus necesidades personales.

Autor: Iván Ramos – Fisioterapeuta

Teléfono de contacto: 684 21 96 08

Escrito por
Más entradas de Anytime Fitness

Pedir ayuda es de sabios

La confianza en uno mismo y la positividad son dos características buenas...
Leer más

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *