Estrés bajo control con el deporte

Estres bajo control con el deporte
Estres bajo control con el deporte

Vivimos una época en la que todo lo que nos pasa nos estresa: el trabajo, la familia, los horarios, los objetivos, la falta de tiempo, … pero frecuentemente confundimos otras emociones como la ansiedad, la presión, el miedo o la pena con el estrés.
 
El estrés es una reacción compleja que se produce en el organismo y que se activa en el momento en que debemos resolver un problema de manera exitosa. A modo de resumen, el estrés prepara al cuerpo para el éxito, generando, entre otras muchas cosas, una importante tensión muscular (cosa que en el pasado nos venía muy bien, cuando teníamos que enfrentarnos a amenazas reales, y nuestra vida estaba en juego).

 

Hoy en día, el número de amenazas a nuestra vida ha disminuido mucho -digamos que tenemos la supervivencia asegurada en los países occidentales- pero la respuesta de nuestro cuerpo sigue siendo muy parecida… Si utilizamos un ejemplo, cuando nos estresamos, nuestro cuerpo se prepara para luchar o para huir de un depredador, pero no estamos en medio de la selva, sino frente a nuestro ordenador en el curro, y no podemos huir (el informe tiene que estar hecho para mañana) y tampoco podemos luchar (aunque a veces se nos pase por la cabeza sacudir a nuestro jefe)…
 
Pues bien, esta tensión de vez en cuando, no tiene ningún efecto negativo, al contrario, nos aporta un extra de energía para poder afrontar una situación complicada, pero cuando se mantiene en el tiempo, puede generar un efecto negativo en nuestra salud.
 
¿Y dónde entra el deporte en todo esto? En cualquier momento: el deporte es una forma de “gastar” ese extra de energía y evitar que se acumule dentro del organismo y acabe haciéndonos daño.
 
Lo irónico de todo esto, es que cuando más fuentes de estrés tiene uno en su vida, menos le apetece hacer deporte, pero es en ese momento cuando más falta hace, por lo que tenemos que obligarnos a adquirir/mantener una rutina de deporte en nuestro día a día. Piensa que…
 

“Alguien más estresado que tú está entrenando en este momento”

 
Idealmente, deberíamos adquirir el hábito antes de que se produzca la situación estresante, de este modo, el cuerpo ya estará acostumbrado y “vacío”, lo que nos permitirá tener mayor tolerancia a nuestras fuentes de estrés, que seguro que tarde o temprano, aparecerán.
 
Artículo escrito por: Carlos Toni – Psicólogo y socio de Anytime Fitness Madrid Lagasca
Teléfono: +34 636 07 83 06
e-mail: carlos.toni.r@gmail.com

Escrito por
Más entradas de Anytime Fitness

¿Por qué nos cuesta tanto ir al gimnasio? – Claves para adquirir hábitos: Constancia

Si en semanas anteriores defendíamos que para adquirir el hábito de ir...
Leer más

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *