Hábitos que dañan tu salud

Habitos diarios que dañan nuestra vida
Habitos diarios que dañan nuestra vida

Somos por naturaleza animales de costumbres. De hecho, la mayoría de las veces dudo que incluso seamos conscientes de muchos de nuestros hábitos, simplemente los hacemos de forma automática, sin pensar. Y es genial si nuestros hábitos son positivos y nos hacen personas más felices y productivas. Pero, ¿qué pasa con las prácticas subconscientes que llevamos a cabo, enloquecen a nuestros seres queridos o, peor aún, podrían incluso dañar nuestra salud? Veamos a continuación cinco malos hábitos que pueden ser más perjudiciales para su salud de lo que piensas. Si te sientes identificado, tranquilo, el primer paso es darse cuenta.

Siempre hay tiempo para cambiar de hábitos.

1.- Tener una actitud negativa y machacarte psicológicamente:

Resulta que las personas felices son más propensas a tener cuerpos felices. Según la Dra. Laura Kubzansky, profesora de Ciencias Sociales y del comportamiento de la Universidad de Harvard: “La vitalidad emocional -que se caracteriza por el entusiasmo, la esperanza, el compromiso con la vida y la capacidad de afrontar el estrés con equilibrio emocional- está directamente relacionado con un bajo riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular”. Hemos de aprender a disfruta de la vida y empezar a centrarnos más en el ahora para reducir nuestro riesgo de enfermedad en el futuro.

¡Las vibraciones positivas ayudan!

Además de ser positivo hacia los demás y todo aquello que nos rodea, debemos fomentar un diálogo interno positivo. Será decisivo para alcanzar nuestras metas de salud, particularmente cuando se trata de perder peso. Todo lo que dices a ti mismo importa y puedes usarlo como una herramienta a tu favor, porque puede ayudarte. Podemos atracarnos a comer para mejorar nuestro estado de ánimo tras una de esas charlas internas de machaque psicológico que nos encanta darnos o entumecer nuestras emociones y vivir de forma inconsciente. Las charlas negativas también crean estrés, que afectan metabólicamente a nuestro cuerpo, haciendo más difícil baja de peso. Ahora ya sabes que estos hábitos de autoflagelación no son buenos para ti.

Así que sé bueno contigo mismo

 

2.- Sobrecargarte de tareas.

 

Desafortunadamente, ciertas culturas alimentan un estilo de vida estresado. Si bien puede hacernos sentir bien y extremadamente productivos a veces, en general todos los que llevamos una vida sobrecargada de tareas, nos sentimos sobrepasados, abrumados y agotados con mucha frecuencia. Correr constantemente de una tarea a otra, lleva a menudo a estados de ansiedad y estrés innecesarios, y afecta a nuestra seguridad y la de quienes nos rodean.

 
¿Cómo superar el hábito de la sobrecarga de tareas? ¿Y cómo obligarse a tener tiempo para lo que es realmente importante, incluyendo cuidar de nuestra salud? Debemos sentarnos tranquilamente y dedicarle tiempo a esta reflexión porque en ella está una de las claves para mejorar nuestras vidas.

 

En los estudios del Dr. Deb Lonzer, Presidente de Comunidad de pediatras del hospital clínico infantil de Cleveland (Cleveland Clinic Children’s Hospital), se ha demostrado que el exceso de programación de tareas en los niños puede tener un impacto negativo en sus hábitos alimenticios, hábitos de sueño, en sus relaciones sociales. Hablando de nosotros, los adultos, debemos trazar un horario diario o semanal, puesto que planificar es bueno y nos ayudará a pensar y dedicar intencionalmente el tiempo necesario para hacer deporte, preparar y disfrutar de las comidas y hacer cosas que alivien nuestro estrés. También nos ayudará a no prestarle tanta atención a esas “pequeñas ladronas de tiempo”, tareas de menor prioridad que a largo plazo nos impiden hacer desarrollar hábitos de vida saludables a largo plazo.

 

3.- Dejar para mañana lo que puedes hacer hoy.

 

¿Eres de los que les encanta ir retrasando tareas? Esperamos que esta conclusión del científico Fuschia Sirois de la Universidad Bishop en Quebec, te haga plantearte las cosas de otra manera: “Las personas que tienen a retrasar sus tareas –nos referimos a retrasar tareas importantes a pesar de las consecuencias negativas- está significativamente asociado con padecer hipertensión o desarrollar enfermedades cardiovasculares”. Muchas otras dolencias, tales como dolores de cabeza, problemas digestivos, resfriados y gripes, o el insomnio pueden también ser el resultado de hábitos recurrentes como el de retrasar lo inevitable. En muchos casos, las relaciones también se ven afectadas personal y profesionalmente por plazos cumplidos al límite o no cumplidos. Dejar las cosas hasta el último momento puede crear frustración o incluso enfado en nuestros amigos, familiares o compañeros de trabajo, que pueden terminar hartos de nosotros. Así que hazte un favor y házselo a todos los que te rodean:

Apuesta por una vida más proactiva en lugar de reactiva.

 

4.- Priorizar siempre a los demás.

 

Algunos de nosotros ponemos las necesidades de los demás por encima de las nuestras. No hay nada malo en esto, de hecho, es un rasgo que debería admirarse. Sin embargo, hábitos como este, pueden terminar por ser un problema porque, al final, en un esfuerzo por ayudarlos y cuidar de ellos, asumimos el estrés y la ansiedad de sus problemas. Si nuestro carácter es así, es hora de hacer un esfuerzo por auto-cuidarnos y protegernos un poco más. Identifica lo que necesitan, cuándo lo necesitan y cómo priorizar tus necesidades primordiales ante éstas. Si no lo haces, pronto verás tu salud mermada y entonces será imposible que puedas cuidar de los demás, o que incluso sean ellos los que tengan que cuidarte.

 

5.- Fanáticos de la tv

En esta vida que llevamos, muchos usamos la tv como válvula de escape y forma de evadirnos de nuestras vidas. Somos víctimas del autoplay y terminamos pasando muchas horas sedentarias, aunque entretenidas, tirados en nuestro sofá. No estoy de ninguna manera demonizando Netflix, Hulu, y otras plataformas de entretenimiento. ¡Son geniales! Pero debemos encontrar el equilibrio entre la actividad física adecuada y los maratones de tv durante toda la temporada de (pon aquí el título de tu serie favorita). Las Guías de Actividad Física recomiendan 150 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada por semana. No es necesario que sea a intervalos de 60 minutos, como siempre se ha creído pero sí lo es que dejes de asociar descanso con estar tumbado en el sillón viendo la tv, porque muchas veces el descanso que necesitamos es mental y no hay mejor manera de encontrarlo que practicando ejercicio.

 

El deporte es uno de los hábitos que más beneficios tanto físicos como psicológicos, puede aportar a nuestra vida.

Escrito por
Más entradas de Anytime Fitness

Comidas a tiempo y destiempo

En estas fechas de grandes comilonas, atracones, excesos y ruptura de horarios,...
Leer más

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *