Tiempo: la excusa imperfecta

Tiempo la excusa imperfecta
Tiempo la excusa imperfecta

Construir nuestra vida requiere de un reparto adecuado de nuestro tiempo. Debemos clasificar las tareas según su dimensión y ordenarlas según su prioridad. El tiempo fluye, los días pasan, y cada segundo que vivimos es un momento que ya no volverá. La vida, nuestra vida, avanza implacable. Porque una cosa es estar vivos y otra, bien distinta, es vivir la vida.
 

“Reflexiona profundamente sobre las cosas que cuentan de verdad, y luego ten la valentía de regirte por ellas durante el resto de tu vida. Así es como puede vivir cualquiera del mejor modo posible, y cumplir su más alto destino” – Robin Sharma

 
Merece la pena pensar en nuestra propia vida, tomar conciencia de aquello que le da sentido, reflexionar sobre las cuestiones importantes y definir un propósito por el cual vale la pena vivirla, aquello por lo que merece la pena hacer el esfuerzo de construir nuestra hoja de ruta y de comprometernos a hacerla realidad. Debemos poner en el centro de nuestras vidas lo que es más importante para nosotr@s; ¿No crees que la salud es importante? Porque podría ocurrir que cuando nos demos cuenta de la bellísima oportunidad de amar y crecer que supone la existencia, dispongamos de poco tiempo para aprovecharla y tal vez muy pronto será demasiado tarde. El desafío no consiste en administrar el tiempo, sino en administrarnos a nosotr@s mismos. Siempre hay tiempo para lo que uno considera importante. Hay una frase del doctor Stephen Covey que dice:
 

“Lo más importante en la vida es que lo más importante sea lo más importante”.

 
Olvidamos muchas veces lo que es importante y acabamos corriendo a toda pastilla hacia ninguna parte. Para ser felices debemos poner en el centro de nuestras vidas lo que es más importante para cada un@.
 

El valor del tiempo

 
El tiempo se nos escurre de las manos como arena, y ya no vuelve. Como humanos elegimos qué hacer con nuestro tiempo. El tiempo es el que es. No es eterno. Es finito. Cada hora tiene sesenta minutos y cada día veinticuatro horas. Ni tenemos todo el tiempo que queremos ni tenemos tiempo para todo. Lo único que está en nuestras manos es elegir qué hacer con él, porque sólo así tendrás la capacidad de dedicarlo a lo que realmente aporta valor, desligándote de todo aquello que te hace malgastarlo porque el tiempo es nuestro activo más valioso.
 
La vida es una cuestión de prioridades, y las prioridades son una cuestión de agenda. Si no tienes tiempo es que no tienes claras tus prioridades. Sin prioridades, todo parece muy urgente e importante. Tienes que decidir cuál es tu máxima prioridad y tener el coraje de decir “no” a otras cosas.
 
Las personas que pierden el tiempo esperando las condiciones perfectas para que todo encaje jamás consiguen hacer nada.
 

¡El momento ideal para la acción es AHORA! (Mark Fisher).

 
Si no actúas sobre la vida, la vida actuara sobre ti; los días se convertirán en semanas, las semanas en meses, los meses en años y cuando te quieras dar cuenta, tu vida habrá terminado.

 

No dejes pasar más vida

 
Ocupamos todo nuestro tiempo y luego nos preguntamos dónde lo hemos perdido. Nos preguntamos dónde estamos, por qué nos sentimos tan mal, tan inquietos, tan alejados de nosotr@s mismos y de los demás, desconectados de nuestras aspiraciones más profundas. Es muy buen momento para reflexionar. Te despides de un año y das la bienvenida a otro. Reflexiona en lo que tenías que hacer y no has hecho porque se interpuso el miedo. Piensa en lo deprisa que se va la vida, y en lo que queda por hacer para que consideres que lo has dado todo como ser humano.
 

“Tú decides a qué dedicas tu tiempo, tú vida.”

 
No olvides que al final, vivir es consumir tiempo y elegir en qué usarlo. Abandonemos el mundo de las excusas, porque las encontraremos y tengamos la determinación de ser nosotros mismos en lo que hacemos, en lo que pensamos y en lo que sentimos. No aplaces esas pequeñas cosas cotidianas, que teniéndolas accesibles en el ahora las dejamos para el mañana.
 
Tiempo de vida para aprender a vivir en el momento presente, instante tras instante, no se trata de hacer sino de ser y relacionarse con la vida y con el mundo, creando nuevas formas de cultivar una vida sana, plena y significativa. La única forma de influir en el futuro consiste en apropiarnos del presente, sea este el que sea.
 
Tiempo para un viaje que dura toda la VIDA, un camino que solo se revela cuando lo emprendemos. A veces los grandes cambios de nuestra vida pueden comenzar con pequeñísimos pasos, casi imperceptibles, pero que pueden abrirnos la puerta a nuevos horizontes.

La puerta de Anytime Fitness siempre estará abierta para ti porque para nosotros tu salud y tu bienestar es una prioridad y esperamos que para ti también lo sea.

 

Artículo escrito por Manuel Bustillo López

Coordinador técnico de Anytime Fitness Cádiz.

Escrito por
Más entradas de Anytime Fitness

Una historia corriente…

Podría empezar esta historia diciendo aquello tan socorrido de “tengo un amigo...
Leer más

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *