Vida sedentaria: un riesgo para la salud aún peor que fumar

Vida sedentaria
Vida sedentaria

En algunos momentos de nuestra vida, que suele coincidir con el fin de las vacaciones o el fin de año, nos sentamos a hacer balance de las metas que hemos conseguido hasta ese momento. ¿Está el hacer deporte de forma regular entre ellas? Si es así, te damos la enhorabuena. Puedes sentirte orgulloso si has conseguido acudir al gimnasio de forma regular un par de veces a la semana, llevando a cabo una rutina saludable de cardio, fuerza y flexibilidad. Seguro que también comes mejor y por consiguiente comienzas a sentirte mucho mejor.

 

Bienvenido a tu nuevo tú.

 

Ahora vienen las “malas noticias” Si bien cada uno de estos nuevos hábitos es pieza clave en un estilo de vida saludable y sin duda te va a ayudar a alcanzar los objetivos propuestos de tener una mejor salud y condición física, todavía hay una cosa más que debes hacer: levantarte.
 
¿Sabes que una hora de ejercicio al día es suficiente para combatir los efectos secundarios negativos de una vida sedentaria? Es deprimente, lo sé, pero quédate conmigo y te lo explico.

 

La cultura de la vida sedentaria:

 

A medida que avanzamos como sociedad, nos hemos vuelto cada vez más sedentarios. La Universidad Vanderbilt llevó a cabo en 2008 un estudio publicado en el American Journal of Epidemiology basado en el estudio de 6.300 personas. En él, estimaron que un estadounidense medio gasta el 58% del tiempo de vigilia (7,7 horas al día) en comportamientos sedentarios como es permancer sentado. El Dr. James Levine, Director del “Comité de estudios para combatir la obesidad” de la Universidad Estatal de Mayo, ha descubierto que “sentarse es más peligroso que fumar, mata a más personas que el VIH y es mucho más peligroso que practicar paracaidismo.
 

“Estar sentados nos sitúa más cerca de la muerte” – concluye.

 
Los investigadores han estado trabajando durante años para documentar los efectos negativos que tiene la vida sedentaria en nuestro organismo. Hay pruebas que demuestran que estar sentado aumenta el riesgo de desarrollar varios tipos de cáncer, enfermedades del corazón y diabetes tipo 2. También aumenta el riesgo de obesidad, puede disminuir nuestra movilidad y al mismo tiempo interfiere con la enzima que descompone la grasa (lipoproteinlipasa), que empuja a nuestro organismo a almacenar la grasa en lugar de utilizarla. Además, no lo olvidemos, el comportamiento sedentario se asocia con un mayor riesgo de desarrollar depresión. ¿Te asustan estas conclusiones? Pues aún hay más…

 

El punto de inflexión

 

Lo que es peor es que solíamos creer que seguir un entrenamiento constante podría compensar todo el tiempo que pasamos sentados en nuestros despachos respondiendo correos electrónicos, en nuestras mesas de reuniones, en nuestros coches viajando de un lugar a otro, en nuestro sofá viendo la televisión e incluso en la mesa del comedor. Pero lamentablemente no funciona de esa manera. Según un artículo de 2010 publicado en el American Journal of Epidemiology por el American Cancer Research se llevó a cabo un estudio entre 123.216 individuos de 1993 a 2006, las mujeres que estaban llevaban una vida más sedentaria (sentadas más de 6 horas al día) tuvieron 94% más probabilidades de morir durante el mismo período de tiempo que las mujeres que permanecían sentadas menos de 3 horas al día. ¿Y los hombres? 48% más de probabilidades de morir. Pero lo más importante, los resultados fueron independientes de los niveles de actividad física. En otras palabras, los efectos de sentarse eran tan alarmantes, incluso si se ejercitaban regularmente.
 
Esperamos que estos datos sean suficientes para hacer motivarte a levantarte. Para ayudarte, aquí te damos tres consejos que te ayudarán a sentarse menos, moverse más y asegurar que tu cuerpo se mantenga en movimiento a partir de ahora.

 

Cómo sentarse menos:

 

1. Establecer conciencia
Toma conciencia de cuánto tiempo has estado sentado en el día mediante el establecimiento de un temporizador que te recuerde moverte. Puedes hacerlo con cualquier aplicación de tu teléfono móvil o ponerte una alarma que te recuerde que tienes que moverte. Puedes usar también un podómetro para que te ayude a fomentar el movimiento y la responsabilidad diaria de incrementar poco a poco los pasos que das cada día.
 
2. Moverse más a menudo
La cuestión no es sólo estar de pie en lugar de sentado (así que no, no sirve cambiar la silla de despacho por un escritorio de pie). De verdad tienes que moverte. Tanto si tienes un trabajo de oficina, como uno que te obligue a estar mucho tiempo de pie, muévete cada cierto tiempo: camina, sube escaleras, da pequeños pasos de un lado a otro, haz giros o agáchate tantas veces como puedas. El secreto es moverse y cambiar de posición tan a menudo como puedas.
 
3. Compensar la caída de sesión
Ahora ya sabes que trabajar muchas horas delante de un escritorio, conducir por la ciudad o incluso sentarse en un avión durante demasiado tiempo, puede causar estragos en tu cuerpo. Añadir entrenamiento funcional a tu rutina de ejercicio semanal es la mejor manera de asegurar que los músculos que se acortan, debilitan y anquilosan por estar sentado, mantienen un buen estado de salud. También hay algunos estiramientos y ejercicios que puedes hacer mientras estás en el trabajo. Consulta a tu entrenador y él te indicará las mejores pautas, dependiendo de tu actividad.

 

Por supuesto, no estamos diciendo que todo tu duro esfuerzo en el gimnasio es inútil.

 

Trabajar tu cuerpo de la cabeza a los pies, fortalece el corazón, aumenta la movilidad, mejora el funcionamiento de los principales órganos y aparatos del cuerpo y sin duda será la base de tu vida saludable. Sin embargo, es imprescindible que tomes conciencia de lo que sucede en las otras horas y días que no estás en el gimnasio, puesto que también desempeñan un papel importante en su longevidad y vitalidad.

Escrito por
Más entradas de Anytime Fitness

Mislata, otro nuevo club de la familia Anytime Fitness

El líder nacional y mundial del fitness abre su club número 39...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *