Rutina para empezar el gimnasio

empezar el gimnasio

La ‘vuelta al cole’ siempre es un buen momento para fijarse nuevas resoluciones que mejoren nuestra salud física y mental y, por qué no, nuevas metas y retos. ¿Es tu caso? Si has dicho sí y uno de tus desafíos pasa por hacer más deporte del que ya hacías o directamente por empezar a hacerlo, lo que vamos a contarte en estas líneas te puede interesar. ¿Sabes por qué? Porque vamos a centrarnos en cómo abordar y preparar una rutina para empezar el gimnasio.

 

Cómo empezar el gimnasio

Cuántos días y cuántas horas a la semana

Nada de agobios. Todo lo contrario. Tanto si quieres volver al club donde ya practicabas deporte como si has decidido inscribirte a uno por primera vez, a la hora de establecer tu rutina para empezar el gimnasio te recomendamos que decidas, con la agenda en la mano, qué días, qué horas y a qué horas estás libre para ir a entrenar.

¿Lo ideal? Obviamente cuantos más días tengas actividad física mejor será para tu cuerpo y tu mente, pero si tus obligaciones personales y profesionales te lo ponen difícil, entonces lo mejor es que saques un mínimo de entre dos y tres horas a la semana para hacer deporte.

Fíjate una meta

Hecho esto, lo siguiente es fijarte un objetivo a corto, medio y largo plazo. Da igual que quieras tonificar, ganar flexibilidad, movilidad, prepararte para una competición, adelgazar… Lo importante es que tengas muy clara cuál es tu meta y en base a ella puedas planificar una rutina para empezar el gimnasio. ¿Lo mejor? Que lo hagas de la mano de alguno de nuestros entrenadores.

Tod@s ell@s te podrán dar las mejores pautas para que consigas tu objetivo y disfrutes del camino hasta alcanzarlo. No sólo eso. Te ayudarán también a determinar qué grupos musculares entrenar cada día y con qué ejercicios. Recuerda que tu resolución no debe tener fecha de caducidad sino mantenerse activa en el tiempo. Y para eso es fundamental que no te aburras, que veas resultados poco a poco, y que en ningún caso te lesiones, puesto que de lo contrario tu rutina para empezar el gimnasio se quedaría en agua de borrajas.

Adaptar los ejercicios a tu objetivo

Respecto a los ejercicios que has de hacer en tus diferentes sesiones de entrenamiento no hay una ciencia exacta. Todo dependerá de cuál sea tu objetivo y tu condición física. Lo que seguramente van a recomendarte nuestros coachs es que combines ejercicios de fuerza con otros de cardio. También van a poder pautar en qué orden tendrás que hacerlos, durante cuánto tiempo y el número de repeticiones de cada uno de ellos.

Es probable que si no tienes ninguna lesión o patología lo que mejor encaje contigo y con tu rutina para empezar el gimnasio sea lo que en fitness se denomina una rutina de tipo full-body. ¿Te imaginas en qué consiste? ¡Exacto! En entrenar todas las partes de tu cuerpo para que todo él se acostumbre poco a poco al ejercicio.

Evita las lesiones

Eso sí, recuerda que para disfrutar del proceso y para alcanzar tu objetivo es importantísimo que sepas cómo hacer cada ejercicio. Tranquil@ porque nuestros entrenadores estarán siempre a tu lado para asesorarte, guiarte y corregirte cuando sea necesario y tantas veces como sea preciso.

Ten en cuenta también que en toda rutina para empezar el gimnasio que se precie hay dos factores que son innegociables: la hidratación y los estiramientos previos y posteriores a cada sesión.

Hidratación y estiramientos

Y es que ahora que el tiempo poco a poco va a ir cambiando y los calores del verano nos van a ir abandonando, queremos que tengas muy presente que para tu rendimiento deportivo y para el cuidado de tu salud has de beber agua (un mínimo de dos litros al día).

De cara a los estiramientos recuerda lo importante que es calentar antes de empezar a practicar ejercicio y estirar cuando hayas terminado. Como en todo lo anterior, nuestros entrenadores te dirán cómo preparar tu cuerpo para el ejercicio y cómo volver a la calma. Hazlo siempre que entrenes, tanto si lo haces en el gimnasio como si lo haces fuera, en la calle o en tu casa.

Date margen para ir de menos a más

Otra cosa importante. Ve de menos a más y no trates de pulverizar tu mejor tiempo en las primeras semanas. Fijar una buena rutina para empezar el gimnasio pasa por tener paciencia y por dar a tu cuerpo y a tu mente el plazo que necesitan para adaptarse al ejercicio al que les sometas. ¿Cuánto tiempo? Todo depende de cada persona, pero de media entre seis y ocho semanas.

Un tiempo en el que será fundamental que aprendas a convivir con alguna que otra agujeta y en el que te pedimos que no te vengas abajo si experimentas alguna dificultad al inicio. Habla con nuestros entrenadores y plantéales tus dudas. Piensa en todos los beneficios físicos y mentales que observarás a medida que el deporte se haya establecido en tu vida y a medida que la rutina para empezar el gimnasio pase de rutina a necesidad.
#TogetherWeRise

¿Decidid@? Empieza ya y cuídate como te mereces. Déjanos ayudarte a descubrir cuál es #TuMejorTu