Entrenamiento de movilidad: por qué

Entrenamiento de movilidad
Entrenamiento de movilidad

Si notas que te cuesta agacharte, que estás medio agarrotad@, que la flexibilidad de tu cuerpo es poca y que hay unos cuantos movimientos que apenas puedes hacer, tu cuerpo te está pidiendo a gritos que hagas entrenamiento de movilidad. Da igual que hagas deporte y sientas fuerza en tus brazos y piernas. Una cosa es el entrenamiento de la fuerza y la resistencia y otra muy distinta la movilidad. Te explicamos por qué necesitas esta última y cómo mejorarla.
 
La necesitas para promover la activación de todas tus articulaciones, para mejorar tu rendimiento deportivo en el caso de que entrenes, para evitar lesiones, corregir posturas, aliviar dolores -especialmente de espalda-, luchar contra el sedentarismo y, en definitiva, contribuir a una mejor calidad de vida. Tal cual. Si tienes dificultades para moverte, ten por seguro que esas dificultades solo van a ir a peor si no haces nada para remediarlo porque el tiempo juega en tu contra.
 

30 segundos cada ejercicio, 30 minutos de entrenamiento

 
Por eso, si quieres obtener una mayor ligereza en tus movimientos has de apostar por el entrenamiento de movilidad. Un tipo de entrenamiento que pese a su importancia suele ser el gran olvidado tanto dentro como fuera de los gimnasios (¡Ojo, de los nuestros, no!) Y eso que llevarlo a cabo es fácil y rápido. Basta con que lo pongas en prácticas entre 15 y 30 minutos y repitas cada ejercicio de los que vamos a hablar a continuación entre 15 y 30 segundos.
 
Así de fácil. Y si tienes dudas no dejes de preguntar a nuestros entrenadores. Todos ellos saben cómo hacer entrenamiento de movilidad y cómo incluirlo en tu rutina de fitness, sea ésta la que sea. Lo importante es que combatas el paso del tiempo y hagas todo lo que puedas para activar tus articulaciones. ¿Cómo? Te damos una serie de pautas y de ejercicios para que el entrenamiento de movilidad no tenga secretos para ti.
 

Cómo ganar movilidad

 
¿Qué te parece empezar por articular tu columna vértebra a vértebra desde la cadera hasta las cervicales? Si te suena bien, practica lo que suele denominarse el ejercicio del gato y la mesa, y cuya práctica consiste en desde el suelo colocar las manos debajo de los hombros y las rodillas debajo de las caderas mientras haces el estiramiento de todas tus vértebras.
 
Siéntate después contra una pared y sube y baja los brazos por fuera hasta que te toques la punta de los dedos de ambas manos. Cuando hayas terminado con esto puedes tumbarte boca abajo y hacer círculos con los brazos hasta tocarlos entre sí, pero sin tocar el suelo, como si estuvieras nadando, y después, con las piernas y las manos apoyados en el suelo, elevar el tronco todo lo que puedas mirando hacia arriba.
 

Trabaja por zonas de tu cuerpo

 
A esas rutinas puedes sumarle otra más vinculadas con la movilidad de la cintura pélvica. Ésta junto con la cintura escapularia es la que más implicada está en la movilidad de tu cuerpo. Por eso, en un entrenamiento de movilidad que se precie han de figurar ejercicios que las hagan trabajar. Si con la escapularia todo lo anterior nos sirve con la pélvica nos valen los siguientes ejercicios.
 
Haz sentadillas profundas, sentadillas hacia un lado flexionando una rodilla, y lunges (primero con una pierna y luego con la otra – si no sabes ejecutar este ejercicio, puedes encontrar el vídeo explicativo en nuestra App Anytime Fitness) elevando al mismo tiempo los brazos de forma que estén en paralelo hacia arriba.
 
Si además de los anteriores quieres darle más cancha a tu entrenamiento de movilidad, prueba a sentarte en el suelo con una pierna delante y otra hacia atrás (ambas en ángulo recto) y de llevar tu tronco todo lo que puedas hacia adelante. Y una vez hayas hecho eso, intenta apoyando las puntas de los pies y tus manos en el suelo balancearte hacia adelante y hacia atrás.
 

Resultados a corto, medio y largo plazo.

 
Ya sabes, no hace falta que estos entrenamientos de movilidad los lleves a cabo durante más de 30 minutos ni que cada ejercicio lo ejecutes durante más de 30 segundos. Los entrenamientos de movilidad los puedes hacer tantas veces como quieras a la semana, pero no olvides que, si a corto plazo obtienes mejoras, es en la constancia y por tanto en el medio y largo plazo cuando vas a observar realmente cambios en tu capacidad de movimiento y flexibilidad.
 

No esperes más y dale a tu cuerpo los movimientos que necesita, ahora y en el futuro. ¿te ayudamos?

Escrito por
Más entradas de Anytime Fitness

El otoño y sus alimentos

Hace unas semanas, ya les intenté convencer de que el otoño no...
Leer más