Hacer deporte cuando llega el calor

Hacer deporte cuando llega el calor tips
Hacer deporte cuando llega el calor tips

Ahora que las temperaturas nos recuerdan que por fin el verano está a la vuelta de la esquina es hora de hacer el mítico cambio de armario, de desempolvar bañadores y protectores solares y por supuesto de tener en cuenta el calor y sus efectos en nuestra salud. Y no sólo cuando nos hagamos una escapada a la playa (ahora que ya se puede), o vayamos a pasar el día a la piscina o al campo, sino también cuando practiques ejercicio físico. Si quieres seguir activando tu cuerpo o empezar a hacerlo te contamos cómo hacer deporte cuando llega el calor.
 
A simple vista puede parecer un asunto de Perogrullo, pero si no planificas bien tu actividad deportiva cuando los termómetros empiezan a rozar los 30 grados puedes tener alguna sorpresa desagradable en tu rendimiento atlético y algún sustillo con tu salud. De ahí que desde estas líneas queramos refrescarte la memoria para que no olvides ninguna de las cosas que se han de tener en cuenta cuando se hace deporte cuando llega el calor.
 

Evita las horas de más calor

 
Lo más fácil de hacer, siempre y cuando tus horarios laborales y ocupaciones personales te lo permitan, es, si entrenas en el exterior, hacerlo por la mañana o a última hora de la tarde, cuando el sol es menos potente. Y si no tienes opciones de hacerlo al empezar o acabar el día entonces trata de practicar ejercicio físico en lugares donde haya sombras. Si, por el contrario, eres de l@s que prefiere venir a entrenar a nuestros clubes, este punto no es tan importante para ti, aunque has de tenerlo en cuenta si combinas entrenamientos dentro y fuera de un club.
 

Vístete con ropa transpirable

 
Otra de las cosas en las que has de pensar si quieres hacer deporte cuando llega el calor es en tu indumentaria. No nos entiendas mal. No hace falta que te equipes con ropa nueva o que hagas un dispendio innecesario en camisetas o pantalones super técnicos. Lo que sí te recomendamos es que te vistas con ropa transpirable y ligera que ayude a tu cuerpo a eliminar el calor y a no acumular el sudor.
 

Protege tu cabeza y tu piel

 
Y hablando de cómo vestirte es fundamental que protejas tu cabeza del sol con una gorra, un gorro o un pañuelo -para gustos, los colores- y tu piel, con algún protector solar. Este sol de mayo que parece que no pega tan fuerte puede llevar a engaños y si no tienes cuidado puedes acabar tu entrenamiento con alguna marca en tu piel.
 

Bebe antes, durante y después

 
Fundamental también es para hacer deporte cuando llega el calor hidratarse antes, durante y después. No vamos a decirte qué cantidad has de beber ni si has de optar por el agua o por otro tipo de bebidas isotónicas. Todo dependerá de tus gustos y de tus características físicas, pero bebe, bebe antes de echarte a la calle a hacer ejercicio físico, mientras lo hagas (de ahí la importancia de poder llevar encima una pequeña garrafa o de entrenar en sitios donde haya fuentes) y al acabar.
 

Cuidar el sueño

 
Permítenos decirte dos cositas más antes de acabar. La primera tiene que ver con tu calidad de sueño y la segunda con tu alimentación. ¿Por qué? Porque si quieres tener un buen rendimiento deportivo es muy importante que tu cuerpo esté descansado con entre siete y ocho horitas de sueño como mínimo. Si los primeros calores te impiden dormir bien, quizá es momento de retirar la colcha o el edredón de la cama, abrir la ventana u optar por un pijama más ligerito. Como en cualquier época del año hacer deporte cuando llega el calor requiere de un descanso físico que compense las energías gastadas y haga acopio de nuevas para futuras sesiones de fitness.
 

Alimentos frescos, frutas y frutos secos

 
Y en lo referente a la alimentación, no te vamos a contar ningún secreto si te recomendamos que apuestes por alimentos frescos y frutas. Si siempre es bueno ingerirlos, a cualquier hora del día, se antoja imprescindible hacerlo antes de salir a practicar deporte. Incluye también frutos secos para dar a tu cuerpo un plus de energía.
 
Si estás pensando qué podría pasar si no tienes en cuenta lo que acabas de leer, te diremos que entre los riesgos que corres figura sufrir deshidratación, mareos, golpes de calor, pérdida de equilibrio, calambres en piernas o abdomen, dolor de cabeza, contracturas o sensación de agotamiento. Mímate y no te descuides.
 
El calor empieza a apretar y cuando menos nos demos cuenta las altas temperaturas se instalarán para quedarse unos cuantos meses. No dejes de buscar #TuMejorTú y tu club Anytime Fitness más cercano: la mejor opción para los meses de calor. Pregúntanos si tienes cualquier duda. En Anytime Fitness sabemos cómo cuidarte, podemos y queremos hacerlo. #LetsMakeHealthyHappen

Más entradas de Gema Boiza

Subir de peso al practicar fitness, ¿por qué?

Si has empezado hace poco a hacer deporte y pese a los...
Leer más