Ponerte en forma mientras trabajas ¡es posible!

Ponerte en forma mientras trabajas ¡es posible!
Ponerte en forma mientras trabajas ¡es posible!

Sin duda alguna ésta es la pregunta del millón para tod@s l@s que pasáis buena parte de vuestra jornada laboral sentados en una silla, ya sea la de la oficina o, ahora con el teletrabajo, la de vuestra propia casa. ¿Es tu caso? Si más de una vez te has preguntado qué podrías hacer para compaginar tu intensa vida laboral con la práctica del ejercicio físico, lo que te vamos a contar a continuación te interesa. Atent@ porque te damos las respuestas para que sepas qué contestarte cuándo te interrogues sobre cómo ponerte en forma mientras trabajas.
 
Lo primero que has de tener en cuenta es que si pasas buena parte de tu día sentado en una silla tanto tu cuerpo como tu mente llegarán, antes o después, a una situación de agotamiento. Por tanto, es importantísimo que trates de evitar el colapso de tu salud física y mental y empieces a moverte cuando tus quehaceres profesionales te lo permitan. ¡Verás que no vamos a pedirte siquiera que te pongas las deportivas!
 

Más productividad y menos estrés

 
Si a estas alturas te estás volviendo a preguntar si es posible ponerte en forma mientras trabajas, nuestra respuesta es definitivamente sí, lo es. Acompáñanos en la lectura de este texto y descubre cómo además de activar tu cuerpo y tu mente mejorarás tu productividad, tu concentración y tu calidad de vida al tiempo que reducirás el estrés y la ansiedad y ayudarás a un mejor funcionamiento de tu metabolismo quemando calorías. ¿No nos crees?
 
Si sigues ahí es que al menos te ha picado la curiosidad. Haces bien. Verás que no sólo saciamos ese interés tuyo por aprender, sino que te damos soluciones para que eso de ponerte en forma mientras trabajas sea a partir de hoy una realidad. ¿List@? Vamos a ello.
 

Pequeños cambios, grandes recompensas

 
Empieza por trabajar de vez en cuando una media horita de pie o por cambiar la silla por una pelota de las que se usan para hacer pilates. No pongas esa cara y hazlo, verás cómo notas que en seguida activas el core, y aunque no seas consciente quemas calorías.
 
Otra cosa. Si puedes, aprovecha la hora del almuerzo o la comida para salir a pasear a buen ritmo y si trabajas en el mismo espacio físico que tus compañeros opta por ir a sus puestos a preguntarles tus dudas en lugar de enviarles un email desde tu mesa.
 
Si por el contrario estás teletrabajando llama a tus colegas para hacer tus preguntas y mientras se las haces y escuchas sus respuestas camina por casa. Esto mismo puedes también hacerlo si tienes reuniones en las que no te sea necesario tener una pantalla delante todo el tiempo.
 
Antes de pasar a explicarte qué otros ejercicios puedes hacer para ponerte en forma mientras trabajas, déjanos aconsejarte que cambies el café por el té verde si quieres estimular tu metabolismo y quemar por tanto las odiadas calorías.
 

Haz de tu silla tu mejor aliado

 
Dicho esto, comencemos con posibles rutinas de ejercicios que puedes hacer desde tu escritorio mientras escuchas una reunión o piensas cómo abordar ese tema al que tantas vueltas estás dando.
 
Basta con que te levantes de la silla, te alejes un paso de ella, dobles la rodilla derecha y coloques la parte superior de tu pie en el asiento. Sitúa al mismo tiempo las manos en tus caderas o júntalas frente al pecho y baja en posición de 90 grados con la pierna izquierda. Repítelo 15 veces y luego cambia de lado. Parece un gesto baladí, pero verás cómo activas los músculos de tus piernas mucho más de lo que ahora estás pensando.
 
Desde luego, si quieres ponerte en forma mientras trabajas una muy buena forma de conseguirlo es levantar los talones cuando estás sentad@ y mover las rodillas hacia arriba y hacia abajo mientras sigues de puntillas.
 

Tu mesa, el mejor soporte

 
Vista la silla, veamos qué puedes hacer con tu mesa para ponerte en forma mientras trabajas. ¿Preparad@? Bien, pues coloca las palmas de las manos en el borde de tu escritorio y camina con los pies hacia atrás hasta que tu cuerpo esté en una línea recta y diagonal. Baja a continuación el pecho doblando los codos y empuja hacia arriba hasta la posición inicial. Repítelo entre diez y quince veces siendo muy consciente de tu respiración.
 
Otra alternativa es agarrarte mientras estás sentad@ al borde de la mesa y concentrarte en activar y desactivar los músculos del glúteo y/o abdomen. ¿Cuánto tiempo? Unos cinco segundos cada vez y suelta.
 
¡Ah! No se nos puede olvidar tampoco otra ‘herramienta’ que tendrás a mano trabajes donde trabajes, en casa o en la oficina. Hablamos de la pared y de su poder para sujetarte. No te rías y colócate pegad@ a la pared y con los pies a unos centímetros de distancia. ¿Ya? Baja ahora lentamente hasta que tus rodillas estén en un ángulo de 90 grados. Quédate en esa posición hasta que pique.
 

Levántate cada media hora y estira

 
Dos cositas más y acabamos. La primera es que hagas los ejercicios que hagas, trata de levantarte cada treinta minutos siempre que puedas para dar oxígeno a tu productividad y concentración con esos breves descansos.
 
Y la segunda es que estires cuello y espalda entrelazando tus dedos por encima de tu cabeza, soltando los pulgares e índices, poniendo los bíceps junto a las orejas y manteniendo en línea tus hombros con tus caderas. Apunta hacia arriba y ligeramente hacia atrás con tus dedos e inclínate hacia un lado. Quédate así unos 20 segundos e inclínate después hacia el lado opuesto. Aumenta tu energía y siéntete renovad@.
 
No esperes más y ahora que ya sabes cómo ponerte en forma mientras trabajas, lánzate a la conquista de #TuMejorTú

Escrito por
Más entradas de Anytime Fitness

Group Training Build: desarrolla tu fuerza

¿Sabes cómo tonificar tu cuerpo mientras desarrollas tu fuerza? Te presentamos Group...
Leer más