Abdominales hipopresivos

Abdominales hipopresivos

Has escuchado su nombre varias veces, de eso no tenemos ninguna duda, pero… ¿de verdad sabes lo que son y cómo se trabajan? Sea una o varias las preguntas que tengas al respecto, estás en el sitio adecuado en el momento ideal. Aunque hace algunos meses ya hablamos de ellos, dado el interés que nos seguís expresando, vamos a contarte qué son los abdominales hipopresivos y cómo has de entrenarlos.
 

¿Qué son los abdominales hipopresivos?

 
Déjanos empezar por el principio y decirte qué son los abdominales hipopresivos. Pues bien, son unos ejercicios que ayudan a tonificar los músculos abdominales siendo por tanto muy beneficiosos para todos aquéll@s que sufren dolores de espalda o no pueden hacer abdominales tradicionales por alguna dolencia o lesión. ¿Es tu caso?
 

¿Cómo se trabajan?

 
Si no lo es, pero igualmente te interesa saber cómo se hacen, acompáñanos. Es más fácil de lo que parece, así que nada de preocuparte por no saber hacerlos. Bastará con inspirar y llenar el pecho de aire para después ir soltándolo en su totalidad al tiempo que dejas contraído el abdomen. Dicho de otra forma, tienes que hacer como si con tu ombligo quisieras tocar tu espalda. ¿Lo tienes? ¿Te unes a su práctica? ¡Vamos allá!
 

Boca arriba

 

Empieza tumbad@, boca arriba y con las piernas dobladas y los pies apoyados en el suelo, estira los brazos a lo largo del cuerpo y… respira cómo te hemos indicado unas líneas más arriba.

 

Sentado

 

Ahora siéntate, o en una silla con los pies apoyados en el suelo, o con las piernas dobladas y cruzadas entre sí, como si fueras a hacer algo de yoga. Controla la respiración y al exhalar acuérdate de meter hacia adentro la tripita y de aguantar unos segundos -los que puedas- sin respirar.

 

De pie

 

Levántate ahora e inclina tu cuerpo hacia adelante doblando un poquito las rodillas. Inspira y suelta el aire contrayendo tanto los músculos de tu abdomen como los del suelo pélvico y aguantando la respiración el mayor tiempo posible.

 

De rodillas

 

¿Cómo vas? ¿Bien? Nos queda uno más. Ponte de rodillas en el suelo y apoya las manos para estar a cuatro patas. Respira y suelta todo el aire que tengas en los pulmones mientras tengas metida la tripa. Aguanta sin volver a respirar unos segundos, los que puedas, y vuelta a empezar.

 

 
Abdominales hipopresivos de rodillas

 

¿Cuánto tiempo?

 
Si te estás preguntando cuánto tiempo tienes que hacer abdominales hipopresivos para que sus efectos sean visibles y el resultado de tu rutina el que deseas, apuesta por empezar con unos 20 minutos entre tres y cinco veces a la semana. Eso sí, trata de no hacerlos después de comer. ¡Tendrás que esperar al menos un par de horas!
 

¿Cuáles son sus ventajas?

 
Vista la práctica, vayamos a la parte más teórica, es decir, a qué ventajas tiene hacer abdominales hipopresivos para tu cuerpo. ¡Atent@ porque son muchas!
 

Menos cintura y menos dolor de espalda

 

Los abdominales hipopresivos te permitirán dar forma a tu cintura, ya que enseguida disminuirás tu circunferencia abdominal, y fortalecer los músculos de la espalda gracias a que con ellos lograrás una descompresión de las vértebras. Esto es sinónimo de aliviar dolores en la espalda y prevenir la formación de hernias.

 

Fuera incontinencia fecal y urinaria

 

Además, la práctica de los abdominales hipopresivos te ayudará a prevenir la incontinencia fecal y urinaria, ya que durante su realización puede haber un reposicionamiento de la vejiga y un fortalecimiento de los ligamentos, combatiendo la pérdida involuntaria de heces, orina y el prolapso uterino.

 

Postura y equilibrio

 

Los abdominales hipopresivos te ayudarán también a mejorar tu postura y equilibrio, gracias al fortalecimiento de los músculos abdominales, a combatir desviaciones de tu columna vertebral y a tener un mejor tono de tu suelo pélvico, aumentando la fuerza de contracción del periné.

 

Si quieres, puedes

 
Ahora que ya sabes qué son, cómo se trabajan y qué ventajas tiene hacerlos, únete a la práctica de los abdominales hipopresivos y entrena pensando que #TuMejorTú está al alcance de tu mano.
 
¿Necesitas un poco de motivación extra? En el número 3 de nuestra revista AF Magazine del pasado mes de mayo encontrarás más información sobre su entrenamiento. Tu cuerpo 10 comienza con el cambio de rutina. ¿Te atreves?

Más entradas de Gema Boiza

La mujer y el fitness: entrenar según la edad

A tan sólo cuatro días de celebrar el Día Internacional de la...
Leer más